Lactancia materna I: Mi experiencia personal

Hello people!

¿Qué tal va la semana? espero que sea llevadera, piensa que estamos a viernes y ya llega el fin de semana.

Para celebrar que estamos a San viernes, vamos a hablar de algunas cuestiones que últimamente me he ido encontrando sobre la lactancia materna; algunas me las hacen mamás que hace poquito que están embarazadas, y otras a punto de tener su bebé o incluso algunas muy cercanas me preguntan sus dudas porque se ven desbordadas.

Así que he decidido centrar este post en la lactancia materna, en mi experiencia.

Lo que puedo hablar de la lactancia artificial es todo bueno, ya que tengo a mis amigas más cercanas, las cuales su opción fue la lactancia artificial. En mi caso con BabyAlma solo hemos utilizado la lactancia materna hasta los 11 meses, y a partir de ahí utilicé la lactancia artificial.

Primero de todo, enhorabuena por tu bebé, ya eres mamá o estas a punto de serlo, así que elijas lo elijas para tu hijo, siempre será lo mejor.

Muchas veces nos dejamos influenciar por lo que nos dicen: madres, abuelas, amigas, vecinas… sobre lo que tienes que hacer o no.
Mi consejo es que puedes escuchar todo lo que te digan, pero finalmente eres TÚ y SÓLO TÚ la que decides, así que si tú decides que tu bebé tome leche de fórmula, pues genial, es una buena decisión simplemente por que tú así los has decidido.

Todos nos basamos en dar consejos sobre nuestras propias experiencias, muchas veces criticamos sin pensarnos el daño que esto puede ocasionar, ya que el que tenemos justo en frente puede que no tenga la misma percepción que nosotros.

Por eso, yo te invito que leas mi experiencia y tu decidas libremente como actuar en tu vida.
Lo que a una persona le funciona no tiene porque funcionarle a todo el mundo o incluso lo que te funciono con tu primer hijo no necesariamente te funcionará con el segundo.

En segundo lugar, si optas por la leche de fórmula hoy en día tienes el mercado una amplia gama de leches ideales para tu bebé, solo tienes que encontrar la que mejor se adapte a él y a sus necesidades.

Todas las marcas están enriquecidas con vitaminas, minerales, Omega 3 y 6, con DHA y ARA y proteínas adaptadas… entre sus ingredientes.

Y en último lugar, me voy a centrar en la lactancia materna.

Si algo debemos destacar de la lactancia materna frente a la lactancia artificial, son los beneficios que ésta tienes frente a la artificial, como son:

  • Anticuerpos e inmunización del bebé frente a enfermedades.
  • Previene de alergias, al estar menos expuesto el bebé a posibles alérgenos que se encuentran en las leches artificiales.
  • Le proporciona los nutrientes necesarios, ya que la leche materna está en constantes cambios, según las necesidades del bebé. Y a una temperatura constante, la de nuestro cuerpo.
  • Se digiere fácilmente y no resulta pesada para el bebé. Evitando así posibles problemas digestivos tipo cólicos, diarreas o estreñimiento.
  • Alto contenido en proteínas.
  • Vínculo afectivo madre e hijo.
  • Recuperación del embarazo mucho más rápida.

Estos son algunos de los beneficios que aporta al bebé, además de no constarnos ni un céntimo.

Soy prolactancia materna, pero eso no quiere decir que tire por tierra o menosprecie a todas aquellas madres que opten por la lactancia artificial, ya que es una opción como otro cualquiera.

Nadie, y digo nadie, me había contado la realidad de lo que me iba a encontrar. Me lo había pintado superbonito, un vínculo precioso con tu hija, no tener que calentar biberones ya que la teta esta siempre a punto… 
Pero me dí de bruces con la realidad: no descansas, la teta siempre esta al aire ya que es lactancia a demanda, las hormonas también juegan malas pasadas, tu marido no puede quedarse tu teta para ducharte tranquilamente, tu pecho esta a tope todo el día…
Pero si que es verdad, que cuando todo se establece, es muy cómodo y sabes que tu hija esta bien alimentada, porque eres tu quien la alimenta.

Desde que soy madre, no dejo de sorprenderme a diario de como es la naturaleza, no sé si os pasa a vosotras también; ero con la lactancia me di cuenta que te pones mala y que tu leche cambia de color y hasta de textura para ajustarse a las necesidades de tu hijo, puedes descansar porque tu bebé busca la teta por la noche para alimentarse, y que decir de tu propia recuperación… Todavía recuerdo cuando BabyAlma mamaba y los entuertos hacían su aparición, bendita lactancia que me ayudo a recuperarme aún comiendo como una lima.

Si estas leyendo este post y estas embarazada no te asustes, si tienes claro dar el pecho, hazlo, si en un momento dado decides no darle más, no pasa nada, le das fórmula y se acabó. No somos nadie para juzgar a nadie, piensa que mejor que tu nadie sabrá lo que es mejor para tu hijo. Confía en ti y en tu instinto. Intantalo si te va bien, sigue; y si no pues tienes otra opción; no te fustigues porque no pudo ser… Aunque de esto me gustaría hablar en otros post, lo que hemos idealizado vs la realidad.

Ante todo quiero recalcar que siempre voy a hablar bajo mi percepción y mi visión sobre lo que yo he vivido, para que no dé a lugar a malos entendidos con nadie; luego como en todo, cada una tendrá su visión, así que si queréis podéis contarme anécdotas de como lo habéis llevado vosotras

Y hasta aquí la entrada de hoy nos vemos muy pronto en nuevo post.

Kisses.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.