Lactancia materna IV: conciliación familiar

Hello people!

Empezamos la semana con energía después de un finde de desenfreno.

Hoy voy a centrarme de nuevo en la saga de Lactancia materna, hablaremos de conciliación familiar.

Ante de entrar en debates, vamos a ver qué es y en qué que consiste la tan nombrada CONCILIACIÓN FAMILIAR.

«La conciliación personal, familiar y laboral se puede definir como “la participación equilibrada entre mujeres y hombres en la vida familiar y en el mercado de trabajo, conseguida a través de la reestructuración y reorganización de los sistemas, laboral, educativo y de recursos sociales, con el fin de introducir la igualdad de oportunidades en el empleo, variar los roles y estereotipos tradicionales, y cubrir las necesidades de atención y cuidado a personas dependientes”. Palabras para la igualdad. Plan Óptima.

Un parrafada enorme para decir que es un equilibrio entre la vida familiar/personal y la vida laboral. Algo que a día de hoy es muy bonito decirlo pero que no se cumple.ghghhfghgf-kTMB-U431774201018ErC-992x558@LaVanguardia-Web

Como sabéis trabajo en un hospital, así que por nuestro tipo de trabajo en este sector (sector servicios) lo que es la conciliación brilla por su ausencia, más que nada porque es un servicios los 365 días del año/ 24 horas.

Como yo existen miles de mujeres, unas son autónomas, otra como yo trabajan en el sector servicios o incluso en PYMES, las fantásticas pequeñas o medianas empresas que muchas veces no les resulta rentable darte tu derecho a conciliar.

Y ni que decir ya, si lo que realmente quieres es ascender en tu empresa, porque sí, las mujeres tenemos derechos pero una vez eres madre todo se te complica.

Pues bien os voy a contar mi experiencia y como me sentí yo cuando tuve que reincorporarme.

Después de 16 semanas recuperándote de un parto/cesárea de la lactancia materna/artificial, toca enfrentarte a la temida vuelta al trabajo.

Antes de la vuelta, tienes que organizarte, porque ahora tu bebé el que te necesitas 24 horas al día -porque a penas tendrá 4 meses, vamos que no se prepara el bibi él solito- tienes que dejarlo en el mejor de los casos a cargo de los abuelos o claro, te habrás buscado una guardería para poder incorporarte a tu VIDA LABORAL.

Aún estas tu con el sube y baja de las hormonas, con una pena horrible y en el calendario ves señalado el día ? que te  toca incorporarte. 
De repente recibes un llamada del trabajo, quieren saber que vas a hacer con las horas de lactancia, las compactas y disfrutas de 15 días más de tu permiso o prefieres salir 1 hora del trabajo hasta que el bebé tenga 9 meses. En ese momento, no sabes que decir, mirás a tu bebé y al teléfono como diciendo que esta pasando 😮

En fin, en mi caso decidí salir una hora antes hasta que BabyAlma tenía 9 meses, al ser suplente no puedo acceder a ninguna opción más (ni reducción de jornada, ni otro tipo de permisos).

Semanas antes de que llegará este momento ya me fuí concienzando ya que le daba el pecho a mi hija. Como tenía bastante leche me fui haciendo mi pequeño banco de leche, para que cuando me tuviera que reincorporar al trabajo me fuese más cómodo y así proseguir con los 6 meses de lactancia exclusiva que sugiere la OMS.

Para ello, utilice un sacaleches, para mi el mejor es el de la marca Medela. La prima de mi marido nos dejó el suyo, el modelo eléctrico es el SWING

El extractor de leche es muy práctico y comodo de llevar gracias su mochila de transporte que va incluida.

Tiene un cargador y además puedes utilizarlo poniéndole cuatro pilas por si fuera el caso de que no tuvieramos un enchufe cerca. 

Me compre un embudo adecuado para mi pecho y otro embudo para la recogida en el biberon, así como una canula nueva. Ya que así es más higiénico, ya que nos los habían dejado y aunque no queramos se traspasan posibles gérmenes. 

Recordad que todos estos accesorios pueden limpiarse y esterilizarse para tener un optimo uso.

Lo utilizaba tanto cuando la peque se quedaba dormida en una toma o incluso mientrás ella mamaba. 

Ya os digo que tenía mucha leche y necesitaba liberar un poco el pecho porque sino me dolía.

Como ya sabéis, la leche congelada sólo se puede guardar en el congelador un plázo máximo de tiempo entre 6 y 9 meses. En la nevera un plazo máximo de 4 ó 5 días y a temperatura ambiente máximo unas 4 horas.

Para guardar la leche utilicé las bolsitas de almacenamiento también de la marca Medela, son muy prácticas, ya que puedes guardar la leche e indicar la fecha en la que te la extrajiste.

Compramos diferentes biberos y una tetina de la misma marca. La tetina no la llegamos a utilizar nada más que 2 veces, la tetina es la Calma, pero nada lo que menos hacía era calmar a BabyAlma, ella que estaba acostumbrada a mi pecho decía que el plástico para otros.

Los biberones me fueron genial, solamente para lo que era la recogida porque BabyAlma es fan de los biberones Dr. Brown (pero de esto os hablaré más adelante).

Así que como os decía, me extraía cuando podía y guardaba la leche. 

Cuando me reincorporé lo que hacía era sacarme leche antes de irme a trabajar la dejaba en la nevera para que mi marido le diera la toma cuando se despertará o bien le daba yo la toma antes de irme.

Al ir de mañanas, me levantaba muy pronto a eso de las 6 de la mañana así que mientras desayunaba algo y me arreglaba estaba con sacaleches en la teta para que a la peque no le faltara de nada.

Me iba a trabajar con mi sacaleches, cargada de biberones y una mochila/nevera térmica con hielo.

Una vez en el trabajo lo que hacía era irme al vestuario 10 minutos sobre las 11 ó 100:30 de la mañana para vaciar el pecho, lo guardaba en la nevera hasta que llegaba a casa. De esta manera la leche se conservaba en optimas condiciones para su consumo.

Bueno no os puedo decir el cachondeo que se llevaban mis compañeras conmigo, venga que ya viene Sandra con la leche para el cortado 😉

Era como la hora Cocacola 🙂

Lo bueno de esto, es que gracias a mi esfuerzo y dedicación conseguí que BabyAlma tuvieran más de 11 meses de lactancia materna, hasta que me tuvieron que cambiar el turno y ya se fastidió. Pero estoy os digo que estoy completamente orgullosa de haberlo hecho, hubiese seguido si la leche no se me hubiera ido por el cambio pero bueno eso es otro cantar… algun día hablaremos de como influyen los disgutos en la lactancia.

Recomiendo muchísimo este sacaleches, ya que con él no sólo consigues extraer fácilmente la leche; sino que además dispone de una primera opción con la cual se estimula el pecho para que tu cerebros crea que es el bebé el que esta mamando y así siga creando leche.

El precio del sacaleches ronda los 125 €.

Lo podéis encontrar en Farmacias o grandes superficies.

Aquí os he contado como he conseguido que mi lactancia materna siguiera más allá de los 6 meses que establece la OMS o los pediatras de nuestro país. Llevar una vida con niños, casa, estudios y trabajo es hacer malavares y no desfallecer en el transcurso del día.

Algo importante para que esto se llevara a cabo es mi marido, Miguel, si su ayuda no lo hubiese conseguido, al estar fijo decidió cogerse una reducción de jornada para poder conciliar y que yo no tuviera que renunciar a mi contrato de trabajo al cambiar al horario de tardes.

Desde aquí le doy las gracias, porque él es el que lucha con BabyAlma todas las tardes mientras yo estoy trabajando, el que la lleva a las extraescolares que hacen padre e hija, la baña, le da cenar y la acuesta. Un arduo trabajo que muchas veces no se vé ni recompensado ni agradecido.

Así es más fácil conciliar, si pides ayuda y si entre tu y tu pareja os apoyáis el uno en el otro, es la mejor manera para superar el día a día.

Espero que os haya gustado la entrada de hoy. Nos vemos muy pronto en un nuevo post.

Kisses.

¿Y tu cómo concilias?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.